Sueño (II)

Anteriores entregas.- Sueño (I)

  • Dese prisa, no tenemos todo el día.

  • Oiga, le aseguro que no tengo ni idea de qué hago aquí.

  • ¿Se lo tengo que volver a repetir?

  • No…. digo…. si.

  • Veamos, este es su sueño ¿no?

  • Si, eso creo.

  • Y usted está soñando con una musa ¿verdad?

  • Eso dice ella

  • Ya estamos otra vez, pero como tengo que repetirle que no lo dice ella. Lo dice usted, es su sueño

  • Pero eso que usted, señor agente, dice….

  • Otra vez. Es su sueño. Todo lo que diga ella, o lo que diga yo, realmente lo está diciendo usted.

  • Entonces dejeme pasar. Se lo ordeno. Es mi sueño.

  • Lo siento mucho, pero las cosas son así. Hay reglas.

  • Pero si es mi sueño, yo marco las reglas

  • Si, y no. Usted las marca, pero una vez marcadas, no puede romperlas. Y usted marcó, al inicio de este sueño, que el mundo de los sueños tenía una regla: las musas no se roban. ¿Lo entiende?

  • Me temo que no.

  • No puedes cambiar las reglas a mitad de la partida – dijo ella, que hasta entonces había permanecido hierática a mi lado, con una tímida sonrisa bajo sus ojos azules y su flequillo rubio.

  • Exacto – dijo el hombre de seguridad – eso es justo lo que yo quería decir. Entonces veamos, aclarado este punto, volvamos a donde estabamos ¿Quien es ella?

  • Mi…. ¿musa?

  • Bien, su musa. Al menos algo hemos avanzado. ¿Por qué sueña usted con ella?

  • Bien…. bueno… supongo que necesito que me inspire. Las musas sirven para eso ¿no?

  • Inspirar… ¿está usted de acuerdo señorita?

  • No – dijo ella

  • ¿Cómo que no? – contesté airado

  • No estoy aquí para inspirarte, tengo que ser algo más.

  • ¿Un sueño erótico? – al escucharme, el guardía alzó las cejas – Antés me ofreció desnudarse.

  • Sobre eso no tengo competencias – dijo el guardia

  • No soy un sueño erótico. Tengo que ser algo más. Me niego a ser tan solo una musa, me niego a servir tan solo para inspirarte. Si estoy aquí es porque me necesitas. Averigua para qué.

  • Entre usted y yo, señor guardia….

  • Digame.

  • Esto es un psiquiatrico, ¿verdad?

  • Puede ser, es su sueño. De todas formas, creo que lo mejor será que usted y su supuesta musa debatan su papel en ese rincón de allí antes de pasar a la fase REM.

  • ¿Fase REM?

  • Es como llamamos por aquí a lo que hay detrás de este control.

  • ¿Y qué es?

  • No lo se, yo tan solo soy parte de su sueño.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo sueños

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s