Guerras perdidas.

Hubo un tiempo, hace no demasiado, en el que tuve patria y bandera. Un colchón compartido era mi patria, y las sabanas blancas que cubrían dos cuerpos desnudos, mi bandera. La idea no es mia, pero no tengo un nombre que citar. Plagio de memoria rebuscando entre titilantes neuronas amnesicas adverbios temporales que suenen felices. Es dificil esquivar los agujeros negros de la memoria, recortes autocensurados de pasados menos hundidos, batallas sin sangre, accidentes sin victimas, magos sin nubes.

Algún día volverá a tremolar en mi corazón una bandera. Mañana, pasado, quizá dentro de un mes, o dentro de un lustro. El tiempo perderá importancia cuando sepa en nombre de quien vendo mi sangre y mi piel.

Hasta entonces, como últimamente, pelearé por continuar andando hacia delante. Paso a paso.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Escenas y Paranoias, Varios

2 Respuestas a “Guerras perdidas.

  1. Me has recordado esa canción de Revólver…

    “sólo tengo una bandera digna de sacrificio
    y es la sabana que cubre el cuerpo de mi mujer”

    Habrá que batirse, imagino

  2. priscilianodeavila

    Supongo que es de esa canción de donde mis neuronas rescataron la idea. Gracias por el recordatorio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s