Pieza clave.

Después de marcar la hora, las 5 menos diez, y la fecha, 18 de Junio, el reloj digital ubicado frente a la sede provincial de Correos anunció la temperatura: 35º. No está mal, pensó, para estar a la sombra. Se protegió bajo el enorme pino que cobijaba también al reloj y esperó a que el semaforo estuviese en verde. Cruzó la Avenida con paso nervioso, rodeó el edificio de Correos, y atravesó el parque que se abría detrás de este, intentando entorpecer lo menos posible a los camareros que atendían las numerosas terrazas que se extendían bajo los castaños del parque. La zona comercial de la ciudad estaba todavía desierta, lo que le permitió avanzar rápido y recuperar algo de tiempo. A las cinco en punto, sobre la segunda campanada de la catedral, entró en la oficina.

– Acaba de llegar – le anunció el guarda de seguridad que protegía la entrada principal del Museo.
– ¿Tan pronto? – dijo sorprendida – ¿Dónde está?
– Arriba.

Subió corriendo por las escaleras blancas que ascendían, entre paredes rojas, hasta la tercera planta del edificio. Allí, giró a la derecha, atravesó dos estancias dedicadas a pintura y escultura contemporanea, y alcanzó una sala azul. Siete personas, en el centro de la sala, se quedaron mirándola cuando entró.

– ¿No pensabais esperarme?

Se acercó al grupo y junto a ellos lo contempló. Era pequeña, negra, de formas redondeadas.

– Es justo lo que necesitaba este museo – dijo uno de los auxiliares del Museo.
– Es bonita, si – dijo ella orgullosa.

Habían luchado mucho por conseguirla. Removido cielo y tierra, firmado mil papeles y súplicas, elaborado presupuestos. Habían hablado con el Ayuntamiento, con la Concejalia, con los responsables autonómicos. Ahora, por fin, estaba allí, entre ellos. Negra y brillante. Una pieza clave para el futuro del Museo. Todos lo sabían, por eso estaban tan orgullosos de tenerla.

– ¿La estrenamos? – pregunto un miembro del personal de seguridad.
– Por supuesto – contestó sonriendo mientras sacaba del bolso una taza blanca – Me muero por tomar un buen cafe.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Escenas y Paranoias, patrimonio

Una respuesta a “Pieza clave.

  1. Pingback: Pánico atómico | Decapitado por Hereje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s