Archivo mensual: julio 2010

Demasiado ocupado para pensar

Esto que leen es un post de transición. Tengo muchas cosas sobre las que escribir y poco tiempo – estoy de mudanza- pero no quiero dejar esto abandonado a su suerte. En próximas fechas notarán algunos cambios en el blog, allá arriba en esas pestañitas que hablan de mi y de mis circunstacias y en la barra lateral, donde, de una vez, prometo actualizar los enlaces. Todo esto sucederá una vez que, instalado en mi nuevo piso, el técnico de mi compañía de teléfonos acuda a ponerme el ADSL (me han prometido que sucederá antes de 2050).

Como les decía, este es un post de transición. Unas pinceladas sobre eso que llaman “cultura” para que permanezcan entretenidos y no piensen que les dejo en las manos de la Ministra. Vamos a ello:

1.- Después de la alegría por la sentencia sobre la salvajada de Villanueva de Gómez, el TC nos da otra buena noticia: mantiene la suspensión de los derribos del Cabanyal. Dice el auto del alto tribunal que en el proyecto urbanístico de Rita y Paco “es posible apreciar la existencia de un perjuicio actual y directo al interés general”. Como ya dijimos aquí en Febrero, el TC asegura que la normativa valenciana pondría en duda las competencias del Estado en lo referente a la protección del PHE (Patrimonio Histórico Español) frente al expolio.

2.- Más buenas noticias, sigue adelante el proyecto para construir en Toledo un Museo Visigodo. El proyecto es de los autores del MUSAC.

3.- Y otra más: adjudicado el proyecto para la rehabilitación de la Alcazaba árabe de Badajoz. La actuación pretende poner remedio a la calamitosa situación de algunos tramos del monumento. Esto me pilla especialmente cerca, pero eso es otro tema. Un pronóstico: quede como quede la restauración, será polémica. El estado y características del monumento, sumado a los requisitos legales de este tipo de obras, van a provocar airadas críticas. Ya lo verán.

4.- Por último, una recomendación. Para todos aquellos atraidos por el mundillo de la arqueología y el patrimonio, es absolutamente indispensable el blog que está narrando las excavaciones en el interior de la Catedral de Tarragona en busca del Templo de Augusto. Aviso a navegantes: en ocasiones es un poco técnico, pero no desesperen.

Anexo: El otro día descubrí por casualidad la página personal del arqueólogo territorial de la Junta en Ávila. Tiene una sección de publicaciones, con artículos en PDF, algunos muy interesantes. Entre ellos, la Guía publicada por la Diputación de los Castros de la Provincia.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Ávila, Badajoz, Historia, patrimonio

Gabilondo dixit.

Iñaki Gabilondo, uno de los periodistas españoles más conocidos y que acumula por igual odio y respeto, ha afirmado, en el comentario que cierra la temporada de su programa en CNN+, que somos súbditos de los mercados y que el régimen en el que vivimos es una dictadura.

En la red, el video se ha ido propagando por foros y redes sociales generando cierta polémica. ¿Es cierto que vivimos en una dictadura? ¿Los mercados han dinamitado la democracia? ¿Desde cuando? ¿Es Gabilondo un hipócrita diciendo lo que dice trabajando donde trabaja?

Sobre el último punto, la autoridad moral de Gabilondo en este tema, no voy a hablar. No soy periodista y no soy quien para opinar sobre el código profesional de estos. Personalmente, tengo un gran respeto a Gabilondo, una de las trayectorias profesionales más exitosas del periodismo español, y sigo con atención sus opiniones, ya fuera en la SER, en Cuatro o ahora en CNN+, y comparto algunas y otras no.

En los dos minutos que dura el comentario, Gabilondo dice tres cosas importantes: el pensamiento económico que nos condujo a la situación actual ha logrado imponerse en todo el mundo sin réplicas, los Estados soberanos no pueden ejercer libremente su autoridad sin contar con el beneplácito de los mercados y, por último, la gran perdedora ha resultado ser la socialdemocracia, que puede gobernar pero renunciando a su programa.

Lo primero es evidente. Todo el mundo ha situado el origen de la crisis en la explosión de diversas burbujas generadas por una deficiente regulación del sistema financiero que favorecía la especulación. Los fundamentalistas del mercado, aquellos que buscaban un Estado lo suficientemente pequeño como para poder ahogarlo en el retrete; y los especuladores, gente sin escrúpulos, nos dijeron, que buscaba ganar mucho dinero en muy poco tiempo jugando con los ahorros de los demás y aprovechándose de la desregulación de los mercados, eran los culpables señalados. Solución: menos Estado, menos regulación, más mercado, más liberalismo. La refundación del capitalismo nos ha dejado más capitalismo. La única diferencia entre el día de hoy y hace tres años es que los cimientos del capitalismo ahora están encofrados con el dinero del contribuyente. Hasta aquí, estoy con Gabilondo.

Dice Gabilondo que la gran perdedora de esta crisis es la socialdemocracia. Tampoco es muy difícil llegar a la conclusión de que tiene cierta razón. En Europa existen tres gobiernos socialistas: España, Grecia y Portugal. Países periféricos que se encuentran entre la espada y la pared. ¿Medidas económicas de sus gobiernos? Recortes, recortes y más recortes. Como bien dice Zapatero, los Gobiernos de toda Europa están aplicando las mismas medidas económicas persiguiendo un solo objetivo: la estabilidad presupuestaria. A primera vista, que Zapatero se jacte de tomar las mismas medidas que Merkel o Sarkozy no parece excesivamente halagüeño para el futuro de un partido socialdemócrata. Si la socialdemocracia y los partidos conservadores-liberales tienen la misma receta para salir de la crisis ¿cual es la diferencia entre unos y otros? ¿Para qué mantener con vida a la socialdemocracia si no supone una alternativa? ¿Existe la alternativa? La derrota de la socialdemocracia es la victoria del neoliberalismo, del Consenso de Washington, de Friedman y de los fundamentalistas del mercado. La derrota de la socialdemocracia es la derrota de la tercera vía que suponía hasta ahora Europa frente al capitalismo anglosajón y el comunismo. La derrota de la socialdemocracia es el establecimiento del pensamiento único liberal, el mismo que nos condujo a esta crisis y que nos conducirá a la siguiente.

La tercera gran cuestión planteada por Gabilondo es la llamada “dictadura de los mercados”. Por una parte es una obviedad afirmar que la autonomía de decisión de los estados no es infinita, hasta aquí creo que llegamos todos. Pero ¿la imposición de una ideología económica por el gran capital es algo nuevo? Es decir, que los estados tengan que tomar las medidas que agradan a los mercados si no quieren sucumbir a los movimientos de capitales, a la perdida de confianza o a la devaluación de su deuda ¿es un fenómeno nuevo?

Como si de una nueva versión del poema de Martin Niemoeller se tratara, primero fueron a por Latinoamérica, y guardamos silencio; luego fue la antigua URSS, y guardamos silencio; después le tocó a Sudáfrica y al sureste asiático, y volvimos a callar. Ahora nos toca a nosotros y ya no hay nadie que pueda protestar. La imposición de políticas neoliberales a Estados en problemas económicos o políticos es una constante de los últimos cuarenta años. Hace poco citaba aquí a Mandela al respecto del papel jugado por los mercados en la transición sudafricana post-apartheid. ¿Dónde quedó el programa político que llevó a Mandela a la presidencia? En la papelera del FMI, punta de lanza de las políticas neoliberales y de los mercados desde que traicionara sus principios fundacionales ¿Y quien guió la transición Rusa desde el comunismo hacia el libre mercado? El FMI y los mercados. Y en Polonia ¿que fue de las ideas de Solidaridad? Preguntad al FMI y a los mercados.

La diferencia ahora es que la crisis, sumada a los errores de principiante y a las acciones timoratas de la UE, ha permitido al neoliberalismo que representan el FMI y los mercados romper la última frontera, el Estado del Bienestar Europeo. La crisis y la desregulación han permitido que los mercados metan mano a las economías europea igual que antes lo hicieran con otras economías en problemas pasando por encima de sus gobiernos y de sus ciudadanos. Ahora, una buena parte de Europa tiene las manos atadas en política económica. Si no cumple, los mercados le castigarán. ¿Es esto democrático? En absoluto. Si los ciudadanos de un Estado votaran en estas condiciones a un partido de izquierdas, ¿qué sucedería con su economía? ¿Qué sucedería si en Grecia, España o Portugal ganasen partidos a la izquierda de la socialdemocracia? ¿Y si en Alemania ganase Die Linke? ¿Podrían aplicar su programa político o serían devorados por los mercados, los inversores, la confianza, el rating y otros demonios?

¿Conspiración masónica internacional para acabar con la democracia? En absoluto, sólo lo hacen por dinero.

Vaya, resulta que voy a estar de acuerdo con Gabilondo.

1 comentario

Archivado bajo Economía, Política

Hoy

CAMPEONES, CAMPEONES DEL MUNDO!!!

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Fukuyama, el fin de la Historia y otras tonterias.

Quizá usted no se haya dado cuenta pero vivimos un momento histórico. Y no, no hablo de futbol, que también. Hablo del mundo real, de la política, de la economía. Vivimos momentos claves que definirán en buena medida las próximas décadas a casi todos los niveles: economía, política nacional e internacional. Tampoco me refiero con esto a la conjunción cósmica que predijo la astrónoma de guardia Leire Pajín, dejémoslo claro aquí.

Aunque en el fondo muchos de los frentes se entrelazan, voy a procurar ir punto por punto, de lo más cercano a lo más lejano. Aquí mismo, al estadospañol le saltan las costuras. La sentencia del Constitucional sobre el Estatut deja claro que tenemos un problema de articulación territorial difícilmente solucionable si no damos pasos firmes hacia una solución viable que contente a la mayoría. Sinceramente, sólo veo un camino: avanzar hacia un Estado Federal que reconfigure el mapa de competencias partiendo de cero. ¿Simétrico o asimétrico? Difícil pregunta que tiene difícil respuesta. Si cada Comunidad Autónoma pudiera elegir, creo que habría algunas que optarían por una forma asimétrica renunciando a algunas competencias. ¿Mejor o peor? No lo sé, creo que peor, pero podría resultar. De la solución de este problema depende en buena medida la supervivencia de la integridad del Estado. En esto, como en otras tantas cosas, sería necesario bajar a una buena parte de España del monte, Partido Popular incluido, y esto si que es un escollo importante.

En Europa, finalizada por fortuna la gris presidencia española, las dudas son parecidas. Una Unión acomplejada y desunida ya no se pregunta si ampliar o no ampliar, si aceptar la candidatura turca o no. La duda está entre ser o no ser. La UE se está jugando su futuro en cada paso dubitativo. Después del ridículo de la ayuda a Grecia y de la creación del Fondo de Rescate, Europa tiene que decidir si quiere tener futuro. Si la respuesta es afirmativa, el compromiso político de todos tiene que ser claro: más Europa. Un buen comienzo sería una política fiscal común y una democratización de la toma de decisiones, además de una defensa férrea de la moneda. Y por poner un ejemplo de mal comienzo, que Alemania y Francia quieran imponer penalizaciones a los países incumplidores es de chiste. La Unión puede romperse, tenemos que tenerlo presente, y eso serían varios pasos atrás para todos, también para la Alemania de Angela Merkel. La canciller alemana parece empeñada en poner la zancadilla a todo aquel que se cruce en su camino, sea cual sea su camino y la lleve a donde la lleve. Sus últimas decisiones están haciendo un flaco favor a la Unión.

Casi al otro lado del mundo, China se mueve. Por un lado, la conflictividad social parece ir en aumento debido a las pésimas condiciones en las que vive buena parte de la población, tanto los peones de las fábricas como los habitantes de las zonas rurales. Por otro lado, el gobierno chino parece haber abierto la mano en lo que a su moneda se refiere. La situación económica china es vital para el comercio mundial. Un encarecimiento de sus costes de producción, ya sea por las exigencias de los trabajadores como por el aumento del valor de su moneda, abre interesantes posibilidades. Mientras que su industria sería menos competitiva, lo que beneficiaria en teoría a las industrias del viejo mundo, el encarecimiento de sus productos afectaría indudablemente a nuestro nivel de vida. Aquí también hay mucho en juego.

Y sobre todo ello, la economía. Cuando Fukuyama afirmó que la historia había acabado se refería a una supuesta victoria final de la dupla democracia-economía de mercado como punto final del proceso “evolutivo” de las sociedades. Evidentemente, se refería a lo que él y sus oyentes entendían por democracia y por economía de mercado: una democracia sostenida por un estado terminal que apenas incordiara a una economía de mercado completamente libre, mecida por esa mano invisible que lo llevaría a la perfección. Aunque en un primer momento parecia que salia rana, sobre todo después de las “magnificas” actuaciones del FMI por medio mundo, la crisis actual ha dado nuevos brios a los fundamentalistas de mercado que han visto en ella una oportunidad para destruir los últimos reductos del Estado del Bienestar europeo. La victoria para ellos parece cercana, sobre todo teniendo en cuenta la incomparecencia de la izquierda europea, superada por los acontecimientos. La izquierda – política y económica – tiene que frenar el avance del neoliberalismo si quiere sobrevivir, aferrándose al Estado del Bienestar y a la versión intervencionista del Estado. Cualquier paso atrás en el Estado del Bienestar es un paso hacia el abismo para la izquierda. Esa defensa, en el mundo globalizado actual, sólo es posible a gran escala por lo que para la izquierda europea la única posibilidad de supervivencia pasa por la supervivencia de la Unión.

Y dejo en el tintero todo lo referente a la izquierda latinoamericana, el terrorismo internacional, el cambio climático, el papel de África en el mundo, etc.

Entre usted y yo, Fukuyama no tiene ni puta idea.

Deja un comentario

Archivado bajo Economía, Historia, Política

Sacar muchas Matrículas de honor no es sinónimo de inteligencia.

Aquí le tenemos, Pablo se llama, diplomado en Gestión y Administración Pública por la Universidad de Oviedo. Expediente inmaculado, todo Matriculas de Honor menos un sobresaliente. “Quizá sea la prueba de la imperfección humana” aclara ufano mientras, seguramente, sonrie.

Quiere ser político, está afiliado al PP. Quiere cambiar las cosas, asegura.

Sinceramente, y esto ya es una opinión personal, con gente como esta jodidos vamos. No lo digo por su militancia política, faltaba más. ¿Eso rosa que lleva en la muñeca, junto a la banderita de España, es una Power Balance?

Tantas horas de biblioteca parecen no haberle servido de mucho.

Deja un comentario

Archivado bajo Política, Varios

El desarrollo y el FMI

“El desarrollo no consiste en ayudar a unos pocos individuos a enriquecerse o en crear un puñado de absurdas industrias protegidas que sólo benefician a la élite del país; no consiste en traer a Prada y Benetton, Ralph Lauren o Louis Vuitton para los ricos de las ciudades […] El desarrollo consiste en transformar las sociedades, mejorar las vidas de los pobres, permitir que todos tengan la oportunidad de salir adelante y acceder a la salud y la educación.

Este desarrollo no tendrá lugar si sólo unos pocos dictan las políticas que deberá seguir un país”

Joseph E. Stiglitz El malestar en la Globalización

ACT: En inglés el libro se títula Globalization and its discontents

Deja un comentario

Archivado bajo Economía, Política