Tricolor sí, pero… ¿cómo?

Crónica aparecida en un diario de tirada nacional el 14 de abril de 2017:

“Más de doscientas periodistas llegados de medio mundo se amontonaban frente a los representantes de los siete partidos sobre el Puente de María Cristina. Estos sonreían satisfechos mientras se estrechaban las manos y posaban para los medios. Todos los objetivos se esforzaban por registrar cada segundo, cada movimiento y cada gesto de ese momento histórico.

En los últimos cuatro días, la ciudad vasca se ha convertido en el centro de todas las miradas. Televisiones y radios de medio mundo iniciaban sus informativos desde las calles de la ciudad. Los medios digitales actualizaban cada segundo sus portadas con las noticias y rumores que salían del Teatro Victoria Eugenia y del Hotel María Cristina, puntos claves donde se celebraban desde hacía días las reuniones de los distintos comités.

A los políticos y medios de comunicación se sumaron en las últimas horas miles de personas llegadas desde todos los puntos del país. Las calles de la ciudad se llenaron de banderas que ondeaban celebrando el histórico momento y que se fueron congregando a las puertas del hotel cuando las noticias del cercano acuerdo corrieron entre la muchedumbre. Todas esas banderas se confundían con el infinito tras los firmantes y servían de fondo tricolor para las miles de fotografías que en esos momentos inmortalizaban a los sonrientes políticos y a la expectante muchedumbre.

Entre aplausos y gritos, los 7 representantes políticos anunciaron a las miles de personas congregadas que se habían comprometido por escrito a proclamar, en el plazo de tres meses, la III República Española.”

Imaginemos por un momento que esta crónica se hace realidad, que los representantes de los siete partidos políticos más importantes (PSOE, PP, IU, CiU, PNV, ERC y BNG), superan sus diferencias, llegan a un díficil acuerdo y firman un segundo Pacto de San Sebastian para la proclamación de la III República Española.  Me surge una duda, sin ponernos a debatir sobre como tendría o podría ser esa teórica república ¿qué pasos habría que dar para la proclamación de esa república?

Lo primero que se me ha ocurrido, por supuesto, es una proclamación “por las bravas”, en plan revolución, contenedores quemados y esas cosas, pero como soy un tipo tranquilo he pensado que quizá fuese mejor hacerlo de una forma más civilizada. Déspues de un rato, no encontré otra respuesta que la Constitucional. Puede ser que sea corto de mente, pero sin guerras, revoluciones o estados de excepción, veo complicado que pueda hacerse de otra manera. 

La Constitución de 1978 establece un proceso de reforma complejo, pero que podría sacarse adelante con el acuerdo de todos los partidos. En concreto, para lo  referido a la forma del Estado (Título II: De la Corona) la reforma tendría que ser aprobada por 2/3 de las Cámaras (Congreso y Senado). Tras ello se disolverían, se convocarían elecciones y las nuevas cámaras deberían dar de nuevo su aprobación por 2/3. Por último, la reforma debería ser sometida a referendum. Con estas mayorías es evidente que sin el acuerdo de los principales partidos, el proceso es prácticamente imposible.

Otra cosa sería el proceso post-referenfum. Si el acuerdo entre los partidos definiese a España como una “República Federal” ¿sería necesario que todas las regiones-nacionalidades aceptasen vía referendum su inclusión en el Estado? Es decir ¿podría algunas de las regiones negarse a formar parte de la república? Y no pienso solo en las regiones con movimientos nacionalistas. ¿Y si los castellano y leones o los murcianos deciden en ese referendum que lo de la república no va con ellos? De ser así ¿esas regiones se independizarían o permanecerían en un limbo jurídico? ¿Se pararía el proceso si no fuese aprobado en todas las regiones-CCAA? A este respecto, una somera busqueda en nuestro amigo Google me ha llevado hasta un artículo de Carlos Taibo en Dominio Público (también accesible en su web) que dice lo siguiente “(…)las de una propuesta de república federal que parece esquivar que antes hay que garantizar, por lógica, la plena voluntariedad de las adhesiones, y que para eso hace falta un reconocimiento expreso, y previo, del derecho de autodeterminación.” Y si aceptamos el derecho de autodeterminación ¿a qué nivel? ¿Al de las CCAA actuales? ¿Y León, La Mancha o el Vall d’Aran? ¿Por provincias? ¿Y El Bierzo?

Cuanto más lo pienso, más difícil me parece el cambio. Evidentemente, acepto ideas, sugerencias y en especial enlaces a sesudos análisis del tema.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Política

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s