Dudas (Libia, energía nuclear, Rajoy)

Libia.- Aunque algunos quieran mezclar churras con merinas, la intervención en Libia (llamémosle guerra si ustedes gustan) no tiene mucho que ver con la Guerra de Irak. Es cierto, es una guerra igual y nuestras fuerzas intervienen en otro país, pero esta vez la guerra cuenta con el aval de las Naciones Unidas y los objetivos no los han fijado tres megalómanos en una isla en mitad del pacífico. La ausencia de este multilateralismo, la toma de decisiones consensuadas en la comunidad internacional, era lo que reprochábamos al anterior inquilino de la Casa Blanca. La opinión pública de los países que forman la alianza occidental parece apoyar masivamente las acciones, aunque también surjan voces que las rechazan. Sin ir más lejos, en nuestro país se han rescatado algunas de las pancartas del “No a la Guerra” que se levantaron contra la participación del anterior gobierno en la Guerra de Irak. La situación no es la misma, es cierto, y esta intervención parece justa y necesaria, lo que no es óbice para que no podamos plantearnos algunas dudas. Por ejemplo ¿llega tarde la intervención? El conflicto en Libia estalló hace semanas y solo después de muchas declaraciones, reuniones y comités, la comunidad internacional ha tomado una decisión. El proceso ha sido tan lento que de una rápida victoria de los rebeldes hemos llegado a un contraataque del dictador Gadafi que a punto ha estado de sofocar la rebelión por las armas.

No tengo muy claro cual es el objetivo de la intervención ¿Qué es exactamente lo que apoya la comunidad internacional? ¿El derrocamiento de Gadafi? ¿A los rebeldes? ¿Una Guerra Civil a garrotazos? ¿Qué se maten los libios, pero que se maten poco? Las guerras no se ganan desde el aire, así que el objetivo no es ganar la guerra; más bien parece que se busca igualar las fuerzas de ambos bandos. No queremos mancharnos en exceso las manos y parece razonable no apostar en exceso por el bando rebelde ¿Quiénes son? ¿Qué buscan? ¿Podemos fiarnos de ellos? Si les ayudamos a ganar la guerra y una vez derrocado Gadafi los rebeldes imponen una nueva dictadura y pasan por el filo de sus cuchillos a la mitad de la población ¿vamos a volver a intervenir para frenar la nueva masacre?

Parece claro que esta vez no perseguimos el petróleo. Si solo nos interesara el oro negro bien podíamos haber dejado que Gadafi sofocara la rebelión para después seguir haciendo negocios con él como hasta ahora. Habíamos sido lo suficientemente prudentes para que dejarle aparcar sus jaimas en nuestros jardines nos sirviese de desagravio llegado el día. ¿Hemos decidido que no vamos a volver a negociar con tiranos? ¿Hemos decidido apostar decididamente contra los regímenes no democráticos? A juzgar por las últimas visitas de Zapatero, Bono y el Rey, creo que no van por aquí los tiros. ¿Hay dictaduras buenas y dictaduras malas?

Actuamos, en definitiva, para frenar los excesos de un dictador pero no parece que tengamos ningún plan para después de los bombardeos y eso, normalmente, terminar mal. Creo que la intervención era necesaria, pero también creo que tenía que haber llegado antes y que el día después de nuestros bombardeos se presenta incierto.

– Energía nuclear: Los sucesos acaecidos en la central nuclear de  Fukushima después del terremoto y del tsunami que asolaron la costa japonesa han vuelto a situar el debate nuclear en las portadas de los medios. Más allá de histerias colectivas y pánicos desmedidos, hemos de plantearnos seriamente la política energética española de las próximas décadas. Hemos comprobado la seguridad total en las centrales nucleares no existe. Aquí es difícil que un tsunami acabe con los sistemas de refrigeración de nuestras centrales, pero nadie puede descartar un fallo humano o una acción terrorista, como se encargan de demostrar, una y otra vez, los grupos ecologistas. A pesar de esto, también hay que decir que la energía nuclear no es una de las siete plagas bíblicas y que, accidentes a parte, la experiencia demuestra que las centrales nucleares funcionan.

Hay que acabar con la mitología a favor y en contra de la nuclear. La energía nuclear no es barata (construir una planta es carísimo, pregunten si no en Finlandia), ni limpia (no hace falta que les comente el espinoso tema del ATC) ni elimina nuestra dependencia exterior (la tecnología no es española, el combustible no es español y no podemos montar mini-centrales en los coches, autobuses y camiones). Tampoco es cierto que vivir cerca de una central te vaya a provocar mutaciones o enfermedades incurables.

¿Y qué hacemos en España? El PSOE llevaba en su programa electoral cerrar las centrales nucleares cuando alcanzasen el final de su vida útil. Ese debe ser el camino. Nada impide, eso sí, que si lo necesitamos se puedan construir nuevas plantas, de iniciativa privada, por supuesto, aunque siempre bajo el estricto control del Estado, que debe ser quien fije las normas de su desarrollo e implantación. La gran apuesta de España, tiene que ser, sin duda, las energías renovables y el desarrollo de tecnologías que permitan su aprovechamiento al máximo. Además, claro está, de mejorar el uso que hacemos de la energía. Tenemos que dejar de malgastar energía.

– Rajoy: el líder del PP ha desvelado otra parte de su programa electoral: la clave para salir de la crisis es “trabajar un poquito más o cobrar un poquito menos” Supongo que se refiere a convertir a los mileuristas en ochocientoseuristas y a trabajar 45 o 50 horas semanales. Ya sabemos cual es el modelo que quiere el PP para España: trabajar mucho y cobrar poco para que las empresas encuentren aquí un paraíso de salarios bajos y regulaciones laxas. Que las empresas, antes de deslocalizar al Este de Europa, puedan venirse a España a disfrutar de nuestra mano de obra poco formada pero muy dócil, barata e indefensa. A mí, sinceramente, me parece que ese camino nos conduce al abismo ¿De verdad es esa la solución? ¿De verdad es eso lo que quieren los españoles? ¿De verdad vas a votarle?

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s