Un debate crispado. Una legislatura complicada.

En la tarde de ayer comenzaron en la Asamblea extremeña los discursos, debates, réplicas y contrarréplicas que conducirán, si no ocurre nada raro, a la investidura del candidato del PP como Presidente de la Junta de Extremadura con los votos de su partido y la abstención de IU.

El tono del debate, primer discurso institucional de Monago a parte, está siendo bastante crispado. Vara muy crítico con el discurso de Monago y este muy crítico con la réplica del socialista, casi haciendo un ejercicio de oposición a la futura oposición. En estas primeras jornadas se ha hablado más de pasado que de futuro, lo que no deja de ser un poco triste estando la comunidad autónoma en la situación que está. Apenas ha hablado Monago del programa del futuro gobierno para los próximos cuatro años, si es que la legislatura dura cuatro años, más allá de aceptar sobre el papel todas y cada una de las exigencias de IU.

Las acepta y supongo que las asume como propias porque Extremadura no es de derechas ni de izquierdas, dice, y porque hay propuestas y medidas que están más allá de la diferencia entre izquierdas y derechas. No existen las ideologías, pero él es de centro.

Monago ha puesto como ejemplos las intervenciones quirúrgicas y las carreteras. ¿Tiene color político la medicina o las infraestructuras? Evidentemente no, pero sí todo el proceso que lleva hasta la intervención o hacia la carretera. Que un paciente pueda acceder a una sanidad pública, universal y gratuita pagada con los impuestos de los ciudadanos o que tenga a la puerta del quirófano le espere una factura para que repague aquello que ya ha pagado, tiene color político. A este respecto, Monago avanzó que piensa suprimir el “céntimo sanitario” con lo que se resentirán los ingresos del sistema sanitario extremeño. Recuerdenlo para cuando suceda, ahogar y eliminar los servicios públicos no es una cuestión de ideologías, es la solución mágica para asegurarnos el futuro. ¿Y las carreteras? ¿Y las Casas de Cultura? El edificio o el asfalto evidentemente no tienen color político, pero tomar la decisión de construir una u otra, de priorizar un servicio u otro y cómo se van a pagar es política, y más cuando el dinero escasea.

A la derecha y a Monago le interesa que la gente crea que no existen las ideologías, que no hay diferencias entre la izquierda y la derecha, porque de esta manera puede hacer pasar sus políticas como las únicas posibles. Si no hay alternativas, si solo hay una política posible, si no hay derechas o izquierdas, nos podemos ahorrar unos sueldos acabando con este paripé de la democracia.

Claro que hay diferencias, y los discursos de esta mañana lo evidencian. Los próximos años vamos a poder comprobarlo.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Política

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s