Archivo de la categoría: patrimonio

Obama y la reina Sofía van a un museo.

Obama está en Europa de gira, como Bruce Springsteen. Llegó el lunes a primera hora a los Paises Bajos y pasará unos días por aquí hablando con gente, reuniéndose con gente, mirando mal a Rusia y comprando souvenirs para sus hijas.  Ayer, a las pocas horas de estar en suelo europeo, se acercó al Rijksmuseum de Amsterdam en compañía del Primer Ministro local, visitó La Ronda de Noche, el archiconocido cuadro de Rembrandt, se hizo unas fotos delante y dijo unas palabras a la prensa. Les dejo un vídeo de escasos 30 segundos sobre el particular. Miren y escuchen sobre todo a partir del segundo 20.

La pasada semana se inauguró en Toledo la exposición “El Griego de Toledo“, la más importante de las organizadas con motivo del cuarto centenario de la muerte del pintor cretense. A la inauguración asistieron la reina Sofía, el ministro de Cultura y la presidenta de Castilla-La Mancha entre otras autoridades terrenales y celestiales. Llegaron, se dieron una vuelta por la exposición y posaron delante de la Adoración de los pastores, una obra espectacular y enorme conservada en el Museo del Prado. Aquí tienen el vídeo.

¿Notan alguna diferencia? Sí, los flashes. Tanto Obama como la reina Sofia (y compañía) se fotografían delante de las obras, pero mientras en el caso español asistimos a una lluvia de fogonazos, en los Países Bajos solo escuchamos el sonido de los obturadores. Aunque hay mucha polémica en torno a los posibles efectos del uso del flash sobre las obras de arte, en la mayoría de los museos, tanto nacionales como extranjeros, la fotografía con flash está prohibida (lo está en El Prado, institución que conserva habitualmente la obra y lo está en el Rijksmuseum). Y si está prohibido, debe estar prohibido para todos: para Obama, para la reina Sofia, para Cospedal, para Agamenón y para su porquero.

Puede que a ustedes les parezca una tontería, pero detalles así nos hablan de cómo en este país las normas son interpretables en función del sujeto que ha de cumplirlas. Todos somos iguales ante la ley y ante las normas de los museos, pero unos más iguales que otros.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, patrimonio

Las elecciones municipales y el programa del PP de Ávila

Ya sé que llego tarde, que a estas alturas todo lo analizable está analizado y que los resultados electorales ya duermen fríos en el cajón de la actualidad, donde ya nadie habla de ellos; pero he estado de vacaciones y no he tenido oportunidad de sentarme antes frente a un teclado para ordenar un par de reflexiones acerca de la jornada electoral abulense.

 En Ávila, el PP ganó holgadamente, aunque menos que otras veces, y suma ya seis mayorías absolutas consecutivas. El PSOE se desplomó, siguiendo la tónica del partido a nivel nacional e IU subío tímidamente, como en el resto del país. La mayor sorpresa en Ávila fue la irrupción de UPyD que consiguió 4 concejales, convirtiéndose en tercera fuerza política y quedándose a menos de 900 votos del PSOE. Por dar algún dato más, el PP, que pierde más de dos mil votos y dos concejales con respecto al año 2007, ganó en todos los distritos de la ciudad, menos en Aldea del Rey Niño, donde ganó, pasmense, IU.

 En resumen, durante los próximos cuatro años volverá a gobernar el PP con una amplia mayoría absoluta. Los abulenses han vuelto a decir en las urnas al PP que tiene que gobernar, poniendo en práctica su programa eficaz, sencillo, prudente, realista… un segundo… esperen… pero… ¿tiene programa el PP en Ávila? ¿No nos habías dicho veinte veces, por activa y por pasiva, que no tenían? Bueno, parece ser que sí, que tienen uno bonito y resultón, pero recapitulemos, que no es una historia sencilla. El 12 de Mayo en este blog se publicaba esto, denunciando que el PP no había hecho público, en ninguna parte, su programa electoral. El día 16 de Mayo, después de ponerme en contacto por correo electrónico con el PP de Ávila, publicábamos esto otro, criticando, primero, que solo se pudiese recoger el programa, en papel, en la sede local, y luego que allí tampoco tuviesen el referido documento. Según las estadísticas del blog, esas dos entradas han sido las más visitadas en lo que llevamos de año.

 Quizá nos escucharon, porque el día 19 de Mayo, a tres días de las elecciones, el PP decidió colgar su programa en la web del candidato. ¡Alabado sea el altísimo! Apenas 72 horas antes de acudir a las urnas, los abulenses podían, por fin, comparar los programas electorales de todos los partidos que presentaban candidaturas. ¡Viva la fiesta de la democracia! Ante tal muestra de espíritu democrático, y después de analizar el programa, es lógico que los abulenses hayan vuelto a confiar en el Partido Popular. Dos hip y un hurra por ellos.

 Y ¿cuáles son las propuestas que contiene tan preciado documento? ¿Cuáles son las ideas que van a sacar a Ávila de la penumbra? ¿Las ocultaban para que no se las copiasen Merkel y Obama? Vamos a echarle un somero vistazo.

 En primer lugar, bajada de impuestos y bonificaciones fiscales para todos. Pueden pensar que eso provocará un descenso de los ingresos, lo que resultaría preocupante conociendo la situación económica del ayuntamiento, pero tranquilos, también prometen aumentar los ingresos ¿cómo? Eso no lo ponen, pero seguro que tienen un plan. Confianza es la palabra clave. Por fortuna, también habla de recortes de gastos. ¿Superfluos? No, recortes de ayudas y subvenciones. Aquellos que reciban alguna ayuda del ayuntamiento que ahorren para vaselina.

Después de hablar de dinero, llegan las buenas intenciones. Promoveremos… avanzaremos… trabajaremos para… propondremos… intentaremos… Un montón de propuestas tan generales que va a ser difícil que las incumplan. La intención es lo que cuenta, ya saben. Por ejemplo, propuesta 19 de la sección turismo: “Crearemos sinergias con otros sectores para fortalecer el sector Turístico” ¿Cómo demuestras que no han creado sinergias? ¿Alguien tiene a mano un sinergiómetro?

 El programa tiene 47 páginas y aunque la mayoría de ellas son fotos, comentar todo el programa se nos va a hacer pesado así que me voy a centrar en las propuestas de áreas que me tocan más de cerca y que me parecen especialmente risibles.

 Vamos a empezar por el Patrimonio. Entre otras tonterías, el PP se compromete a: “Dar el tratamiento adecuado a los restos arqueológicos que aparezcan en nuestra ciudad a fin de conocer con más exactitud nuestro pasado” No me hagan reír. ¿Dónde está la villa romana de San Nicolás? Destruida ¿Dónde el cementerio musulmán? Destruido ¿Los hornos medievales de Vallespín? Olvidados durante lustros. ¿La basílica paleocristiana de San Pedro? Enterrada, para que no moleste, en una “Reserva Arqueológica” (¿?) La gran aportación del Ayuntamiento a la arqueología abulense ha sido el Jardín de Prisciliano, donde cuatro restos mal explicados languidecen entre arbustos y vegetación. ¿Ese es el tratamiento que merece nuestro patrimonio?

 Las propuestas de Cultura las incluyen en el área de tiempo libre, lo cual dice mucho sobre el concepto de cultura que tiene el Ayuntamiento, y contiene perlas literarias como las siguientes: “Somos partidarios de reconocer al sector de la cultura y sus creadores como motores de la actividad cultural”, por si alguien pensaba en las piedras o en los chopos como motores de la actividad cultural, o “Las fiestas son para el disfrute del ciudadano y deben ser los ciudadanos los verdaderos protagonistas de las mismas”. Aparte de frases bien construidas o no pero vacías, nada nuevo. La cultura en Ávila puede seguir languideciendo tranquila que el Ayuntamiento no la va a despertar pues su único propósito es llenar, como sea, el Palacio de Congresos de actividades, no vaya a ser que la ciudadanía piense que la citada mole es un despropósito.

 Medidas para una ciudad sostenible y responsable con el Medio Ambiente. Una, seguir con el PGOU (a tope de responsable y sostenible) Dos, más aparcamientos (el subsuelo también es medio ambiente, no se olviden) Tres, seguirán realizando la recogida selectiva de residuos (gracias, majos) Cuatro, más carriles bici (es decir, más asfalto en los caminos de los alrededores ¿Carriles bici urbanos? En Ávila hace frío y hay muchas cuestas) Cinco, y esta es la mejor, plantaran 4000 árboles, ni uno más, ni uno menos. ¿De dónde sale la cifra mágica? ¿Por qué no 5000? ¿O 10000? Y después de plantados, ¿los dejaran secar para poder plantar otros cuatro mil la siguiente legislatura?

 Ya sé que es una pregunta idiota pero ¿algún votante del PP se ha leído el programa antes de votar?

 Para prometer estas cosas podían haberse ahorrado el programa electoral.

2 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Ávila, patrimonio, Política

Profundidades

El Mundo CyL nos descubre, en su edición digital, las entrañas de Segovia. Gracias a ellos sabemos que, en la ciudad del Acueducto, tanto las canalizaciones del gas como los enterramientos medievales se encuentran a gran profundidad.

Titular

Cuerpo de la noticia.

Desconocemos cómo se las apañaron para enterrarlo y cómo han bajado hasta allí los arqueólogos.

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Medios, patrimonio

Otra sobre aparcamientos en Ávila

Esta mañana el Diario de Ávila publicaba los datos de usuarios del aparcamiento del Rastro y del aparcamiento subterráneo de la Plaza de Santa Teresa (Mercado Grande) El dato resaltado en el titular es que el parking situado en el Rastro gana usuarios: exactamente un 15% (17.554 en total). Ya está, podían ustedes pensar, está tan lleno, tan rebosante de turismos que es urgente, necesario y perentorio que construyamos un nuevo aparcamiento justo al otro lado de la muralla para que los turistas puedan aparcar sin esperar las kilométricas colas que se forman a la entrada del citado aparcamiento del Rastro. Pues no. El aparcamiento del Rastro tiene una media de 55 usuarios diarios. Sí, sí, 55, han leido bien. 55 míseras estancias para un parking que tras la ampliación -innecesaria- llevada a cabo en 2009 suma 200 plazas. La noticía no aporta más datos, como por ejemplo la duración media de la estancia, lo que nos permitiría calcular cual es la tasa de ocupación real del parking. Hagamos un cálculo optimista y pensemos que los 55 usuarios coinciden a la vez en el aparcamiento. En ese caso la ocupación sería del 27%, ¡¡del 27%!! Si todos los usuarios decidieran dejar su coche todo el día en el aparcamiento, cosa que supongo no sucede a menudo, seguiría teniendo un 73% de sus plazas disponibles.

Como decíamos más arriba, el artículo del Diario también habla de la joya de la corona del subsuelo abulense: el aparcamiento situado bajo el Ma-Moneo del Mercado Grande. En este caso los datos no son buenos: la ocupación ha bajado un 5,4% desde el año pasado hasta los 273.661 usuarios, una media de 706 usuarios para sus 269 plazas. Evidentemente las cifras están a años luz de las del aparcamiento del Rastro, pero me siguen faltando datos para evaluar como funciona en realidad porque estos datos hacen referencia, unicamente, al total de usuarios diarios ¿Cual es la duración media de la estancia de los usuarios en el aparcamiento? ¿Cual es la tasa de ocupación de las plazas de rotación? Voy a tirarme al charco: la tasa será baja o muy baja.  ¿Por qué no publican ese dato? Ya saben el dicho: quien calla, otorga.

Entre estos dos aparcamientos suman 469 plazas en los alrededores de la muralla con una ocupación bajísima. ¿De verdad necesitamos un tercer aparcamiento subterraneo a los pies de la Muralla? Con experiencias tan azarosas como el parking fantasmas de las Gordillas o el parking de residentes de la zona de la estación ¿es necesario que el PP, y con él el Ayuntamiento y la ciudad, se metan en otro embrollo de esta envergadura? ¿No tienen nada mejor que hacer? Qué se yo, por ejemplo más carriles bicis hacia ninguna parte. Miguel Ángel, alcalde, corazón, aún quedan caminos rurales por asfaltar en los alrededores, confíamos en ti. ¡Tú puedes!

El PP de Ávila tiene la misma obsesión con los aparcamientos que los faraones con las pirámides. Al igual que ellos, aspiran a dejar un monumento, una obra, una infraestructura que les sobreviva y que les haga ser recordados por los siglos de los siglos. El Alcalde ya tiene su placa a la puerta del Palacio de Congresos, foto con los reyes incluida; que se conforme con eso y que no meta a la ciudad en más aventuras innecesarias. ¿O me van a decir ahora que un aparcamiento subterráneo es progeso?

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Ávila, patrimonio, Política

Manuales que aprovechan que el Pisuerga pasa por Valladolid…

“Marx no necesita presentación. Tampoco es exagerado afirma que fue uno de los pensadores más influyentes de la historia de la humanidad, tal vez a la altura de Buda, Cristo o Mahoma, junto a quienes a él seguramente no le habría gustado estar. Pero también es cierto que, como con los dos últimos profetas citados, en su nombre se han cometido tal número de crímenes (a veces de la mano de “teóricos” importantes como Lenin o Mao) que es imposible que el prestigio intelectual de sus teorias no se haya visto afectado”

Fernández Martínez, V. Teoría y método de la arqueología

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, patrimonio, Política

El Alcalde de Ávila y SU aparcamiento (Episodio 127)

Como todo el mundo sabe, para poder ser Alcalde de algún municipio importante de Castilla y León hay que cumplir dos requisitos básicos: ser del PP y ser, como minimo, “especial”. Es verdad que hay excepciones: hay media docena de alcaldes socialistas en Castilla y León, pero alguno de ellos son tan “especiales” que bien podían cambiarse de acera y nadie lo notaría.

Entre los Alcaldes populares de Castilla y León contamos con grandes estrellas mediáticas, auténticos showmen de repercusión nacional que han protagonizado, a lo largo de su carrera, varias portadas de prensa, editoriales y programas de humor. De entre todos ellos, destacan, por méritos y capacidad, el actual Alcalde de Salamanca, Don Julián Lanzarote, mundialmente famoso por su encendida defensa del Archivo General de la Guerra Civil y otras payasadas; y el Alcalde de Valladolid, León de la Riva, aclamado en toda la Galaxia por su caballerosidad y galanteria hacia las mujeres que forman parte del Gobierno de la nación. Ambos han sido, y son, punta de lanza de un modo de hacer política y de entender el gobierno municipal, el municipalismo castizo castellanoyleones, caracterizado por ser eminentemente conservador, decimonónico y un tanto bocachancla.

En las ciudades pequeñas, entre las que se encuentra Ávila, nos tenemos que conforman con versiones provincianas de estas rutilantes estrellas. Nuestro alcalde, Don Miguel Ángel García Nieto, nunca ha podido disfrutar de la repercusión de sus correligionarios, aunque lo ha intentado. Tuvo su momento, allá por 2005, cuando el Gobierno aprobó la Ley de Matrimonio Homosexual, pero fue a la sombra del regidor pucelano. Este decidió no casar homosexuales en el Ayuntamiento y a nuestro alcalde le pareció un gesto de “buena hombría”. Ya se sabe, en Castilla y León no hay homosexuales, y menos en Ávila; como mucho afeminados y maricones, pero no homosexuales de esos con derechos.

El resto de sus manifestaciones exaltadas y simplonas y de sus políticas absurdas y mal encaminadas hemos tenido el placer de disfrutarlas en exclusiva los abulenses. Somos unos afortunados.

Su última gran idea, y supongo que su gran promesa electoral, es un nuevo aparcamiento subterraneo, esta vez frente al lienzo norte de la muralla, bajo la ronda vieja. Evidentemente, hay una parte de la población que no está muy convencida de la necesidad y del emplazamiento del citado aparcamiento, lo que ha provocado cierta preocupación, sobre todo a la vista del ma-Moneo que el Hay-untamiento de la capital plantó entre la Muralla y la Iglesia de San Pedro.

Situación del aparcamiento frente al Lienzo Norte de la Muralla - Ávila

Ante esta preocupación ciudadana y las dudas de algunos organismos internacionales (el ICOMOS y la UNESCO, unos mindundis) nuestro queridisimo Alcalde nos responde con una de sus destempladas declaraciones:He decidido ser bueno y mandar toda la documentación que se nos ha pedido” Después de perdonarles la vida, les aclara que la citada información ira acompañada de una carta donde les dará un “ultimatum”: si en “3 o 4 meses” no se pronuncian, él, el hombre, el nuevo Cid: “tirará para adelante”. Aunque aclara que podía haber sido malo y y pasarse sus recomendaciones y peticiones “por el arco del triunfo”. Con dos cojones, Miguel Ángel. Asi se hace ciudad, mundo y universo. Tras leer estas declaraciones, es necesario hacer un llamamiento a la calma, la sangre no llegará al rio. El Alcalde lleva vendiéndonos esta moto desde hace al menos un año y, por fortuna, ni se ha movido una piedra ni se ha presentado ante la UNESCO con un AK47 para impartir justicia. Con un poco de suerte, dormirá el sueño de los justos junto al aparcamiento bajo el Mercado Chico.

Estas declaraciones de nuestro regidor municipal son una nueva fanfarronada de un político que, sin esforzarse, también puede menospreciar a sus rivales políticos jactándose de desconocerlos o diciendo que son “al menos pintorescos”.

En Ávila llevan gobernando los mismos desde que Tarik puso sus babuchas en la península. Va siendo hora de abrir las ventanas, en el Palacio municipal huele a cerrado, a moho y a humedad.

5 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Ávila, patrimonio, Política

El tribunal

El alguacil se cuadró al notar que la puerta se abría. Hinchó el pecho bajo su casaca roja y gritó: “En pie. Preside la sesión el Honorable Juez Pecunio” Todos los presentes se levantaron y observaron con admiración el paso majestuoso del presidente de la sala y de sus acólitos dentro de sus elegantes túnicas de terciopelo verde. Una vez ocuparon todos sus puestos en la tribuna, el Juez Pecunio, máxima autoridad de ese tribunal, se colocó su peluca de bucles dorados y pidió a todos los asistentes que se sentaran.

“Continuemos” dijo. En su meliflua voz podían notarse los efectos de las largas jornadas de trabajo que el tribunal estaba soportando. Con la presente, eran ya dos meses y medio de tediosas sesiones que se prolongaban desde primera hora de la mañana hasta el anochecer. Miles de horas de trabajo, cientos de testimonios de interesados, pruebas y más pruebas. Todo con un objetivo: fijar, de una vez por todas, que conocimientos y profesiones eran económicamente útiles y rentables para la humanidad. Aquellas que se considerasen rentables serían mantenidas y promovidas por los poderes económicos y políticos; las inútiles serían desechadas y olvidadas. Como declaró el fiscal ante los medios de comunicación antes del comienzo de las sesiones “El saber no ocupa lugar, pero sí vale dinero” Aquel tribunal era la consecuencia lógica del latir de la sociedad mercantilista de la época: dinero, capital, inmediatez, resultados, rentabilidad…

Uno tras otro, representantes de las distintas ramas del saber y de las profesiones más variadas habían defendido delante del tribunal sus conocimientos y actividades. Por norma general, tras una breve reunión a puerta cerrada, el tribunal emitía un veredicto a favor o en contra de la supervivencia de cada rama del saber o actividad. Fontaneros, médicos, jardineros, mecánicos y homeópatas habían superado el trámite sin ninguna complicación. Era evidente que sus profesiones eran necesarias y valiosas; productivas para la sociedad moderna y para el mercado. Periodistas, pedagogos y humoristas habían tenido más dificultades, pero finalmente habían superado el corte. No eran profesiones excesivamente productivas, pero podían mantenerse, pues a grandes rasgos eran autosuficientes y poco costosas.

La sesión actual se presentaba más problemática. Frente al tribunal debían comparecer los representantes de varias ramas del saber y profesiones que tenían muchas posibilidades de ser declaradas inútiles. Se esperaban al menos 40 testigos frente al tribunal pero era tal el miedo que provocaba la sesión que en una reunión anterior los interesados habían elegido un único representante común por el método más democrático conocido: la pajita más corta.

“Que se levante el interesado” gritó el Juez Pecunio. Un joven, rondaría la treintena, se levantó de entre el público y con paso dubitativo y desgarbado se acercó hasta el estrado. Su apariencia, barba desarreglada, pelo largo, ligero acné, ropa anticuada y grande; levantó de inmediato un ligero rumor entre el público.

– Nombre y grupo al que representa – dijo el juez
– Represento, en general, a las humanidades, señor juez – respondió el joven con un ligero temblor en la voz. – Y prefiero no decir mi nombre.
– ¿Puede ser más concreto en cuanto a su representación? – inistió el juez, pasando por alto el detalle del nombre.
– Bueno… represento a la Historia, la Filosofía, las Humanidades…  – dudó – Sociología, Literatura, Poesía… también a los grupos de aficionados al teatro, a las asociaciones de amigos de los museos… – volvió a dudar – a los que cantan y a los pintan sin poder vivir de ello… en general – se aclaró la voz – represento a todas las profesiones y saberes que van a desaparecer después de la sentencia de este tribunal.

Un rumor de sorpresa, seguramente debido a la inesperada sinceridad del joven, recorrió los bancos del juzgado.

– ¿Cómo puede estar tan seguro del veredicto de este tribunal? – dijo el juez con una sonrisa cansada.
– Verá – dijo el joven – Cuando supimos de la convocatoria de este tribunal nos reunimos para intentar armar un discurso de defensa. Revisamos estadísticas e informes intentanto encontrar un resquicio que nos permitiera demostrar que somos económicamente útiles para la sociedad. No lo encontramos. Y no lo encontramos porque no existe, porque no tenemos lo que ustedes buscan. Ninguno de nosotros eligió este mundo por sus salidas profesionales o para hacer dinero. Las humanidades, en general, no dan para comer, como mucho para desayunar. Somos conscientes de que no somos rentables. No producimos nada material, nada que se pueda vender y con lo que se pueda obtener ganancias ¿Cómo ganar dinero con los estudios sobre las comunidades de aldea? Además, sabemos la opinión que la sociedad tiene de nosotros: piensa que no somos útiles, que sobramos. ¿Cuantos jovenes de hoy en día piensan que todo lo que nosotros sabemos, lo que estudiamos y lo que algunos de nosotros les enseñamos no vale para nada? ¿Para qué les va a servir saber el desarrollo de las guerras napoleónicas o las teorías de Descartes? Sabemos que no podemos ofrecer nada a una sociedad que demanda conocimientos de consumo inmediato. No encajamos en el mundo que ustedes, el poder y el dinero, diseñan.
– ¿Por qué piensa eso? – intervino el juez.
– Porque nosotros somos molestos. Nos educaron para interpretar la realidad, para mirarla con otros ojos, para criticarla. En parte, somos la conciencia de la sociedad y ustedes quieren callarnos. Servimos para mirar al mundo con criterio, para formular preguntas… y las preguntas no tienen precio. Somos criticos, o lo pretendemos, en una sociedad dócil.
– Entonces – el juez se revolvía incomodo en la silla ante el inesperado alegato del joven – si usted está tan seguro de la sentencia ¿qué hace aquí? ¿Solo acude para escuchar en primera persona el verecito del tribunal?
– No – dijo el joven por primera vez seguro de si mismo – He venido para advertirles: Se equivocan y terminaran pagando por su error. Despreciarnos costará caro a la sociedad. Cuando ustedes dejen de ser “ciudadanos” y pasen a ser “clientes” se acordarán de nosotros.

El juez se levantó enfurecido, acusó al joven de amenazar al tribunal y ordenó su arresto. Tras una brevísima reunión, el tribunal, por unanimidad, decidió abolir las humanidades: el pensamiento único había ganado.

Deja un comentario

Archivado bajo Escenas y Paranoias, Historia, patrimonio, Varios