Archivo de la etiqueta: Escobar

Ave Monagvs

Ayer, a las siete de la tarde, en el Museo Nacional de Arte Romano de Mérida (MNAR) fue la boda… perdón… la coronación… perdón otra vez… la proclamación de J.A. Monago como presidente de la Junta de Extremadura. El primer Presidente de Extremadura del Partido Popular, que gobernará en minoría gracias a la abstención de los tres diputados de IU. Ayer, en el fondo por fortuna, acabó el sainete político que comenzó la misma noche de las elecciones y que parecía destinado a no acabar nunca.

El espectáculo de ayer fue vergonzoso. 1100 invitados, una escenografía grandilocuente, megalómana, innecesaria, impropia de los tiempos y de las promesas electorales (austeridad, eficiencia, fuera lujos) que llevaron al PP hasta la presidencia. El acto lo cerró Monago con un discurso vacío, sin prosa y sin verso, con un invitado de excepción en primera fila, el presidente saliente, Guillermo Fernández Vara, que tuvo que soportar que Monago, vigilado por Augusto, dibujara en su discurso una comunidad asfixiada por una Junta intervencionista, caciquil e ineficaz.

Monago prometió liberar a Extremadura del Leviatán de la Junta. Prometió libertad, como si él fuese un liberador y saliésemos de años de dictadura. No sé dónde habrá estado metido Monago los últimos 30 años, pero me temo que llega tarde a ese papel de héroe clásico que le viene grande. No digo que no vaya a ser un buen presidente, por el bien de todos esperemos que así sea, lo que quiere decir es que, creyéndose clave de un supuesto momento histórico, se ha lanzado con la bandera y un pecho al aire a guiar al pueblo. Señor Presidente, esto no es un óleo de Delacroix ni la Francia revolucionaria, y la Junta, aunque usted no lo crea, no es ningún monstruo.

Entre los asistentes, como digo, estaba el anterior presidente, Fernández Vara, y su antecesor, Juan Carlos Rodríguez Ibarra. En una reciente entrevista, Ibarra acusaba a su delfín de haberse acercado en exceso al PP durante la última legislatura para llegar a acuerdos, maquillando de esta forma las diferencias entre PP y PSOE. No creo que esa sea la clave que explique porque el PSOE perdió las pasadas elecciones en Extremadura. El PSOE se ha dejado un porcentaje muy parecido de votos en toda España, desgastado por una crisis económica contra la que reaccionó tarde después de negarla durante meses. La crisis ha hundido al PSOE en toda España y en Extremadura, años de rencillas personales con IU, le han rematado.

Quienes no asistieron a la coronación… perdón… proclamación de Monago fueron los diputados de IU, ocupados, adujeron, en tareas internas y asambleas locales. La actuación de IU en Extremadura desde el pasado 22 de Mayo figurará en los manuales políticos como el ejemplo más claro de cómo se puede desperdiciar una posición ventajosa. IU volvía a la asamblea por la puerta grande: con tres diputados era la clave para formar gobierno. Podía haber pedido lo que quisiera al PSOE y en lugar de eso, asaltada su ejecutiva por las dudas, se embarcó en un proceso de división interna que la conduce al suicidio electoral y organizativo. IU tiene cerca de 2000 afiliados en Extremadura y ha recibido 37.000 votos. Hace 4 años, con un número de afiliados similar, no entró en la asamblea. ¿Tiene tres diputados gracias a sus afiliados o a sus votantes? ¿La organización se debe solo a sus afiliados? Votar con las entrañas, inundadas de bilis por años de desencuentros con el PSOE en los pueblos de Extremadura (las asambleas de las ciudades querían apoyar al PSOE), les perjudicará en las próximas elecciones. Yo no soy votante de IU, pero en este blog ya hablaron algunos de sus votantes.

Ayer inauguramos una etapa que presumo breve. Dentro de un año, Monago puede convocar elecciones y creo que lo hará. Es una oportunidad única para ganar con mayoría absoluta y dejar atrás el pesado lastre de una asamblea en la que la oposición podría pactar para hacerle imposible gobernar e incluso plantear una moción de censura.

Si todo sale como supongo, dentro de un año Monago y Vara volverán a verse las caras en las urnas. El PSOE tiene un año para convertir en anécdota el paso del PP por la Junta. Esperemos que no les de tiempo a destrozar nada, aunque ayer su presencia en el MNAR dejaba claro por dónde van a ir los tiros.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Badajoz, Política

Yo voté a IU en Extremadura

Colaboración de @su_yeltes.

Parece que mi voz no se oye. Con este sistema electoral, mi voto vale o cuenta menos que el del vecino que apoya a uno de los dos partidos más votados. Eso ya lo sabía. Para colmo, ahora sé que en las últimas elecciones he votado a la derecha, o permitido con mi voto que ella gobierne. Es inconcebible que el voto de una persona a la que insulta esa derecha llamandola “roja” sirva para esto.

Me llaman “roja”, sí, y estoy orgullosa de ello. Orgullosa de estar a favor de una ideología que implica luchar por la igualdad (entre sexos, entre personas de diferente origen y raza, entre personas con diferente orientación sexual),  por el estado del bienestar (educación, sanidad, pensiones, salidas de los impuestos pagamos todos), por un estado con libertades políticas y sociales (derecho al aborto y a una educación afectivo-sexual, a un Estado laico que no me imponga una moral), implicado en el cuidado de su medio ambiente, etc. En definitiva, orgullosa por querer vivir en una sociedad menos guiada por el capitalismo salvaje y más basada en valores y en personas.

Sí, yo aún veo el mundo en esa vieja clave derecha-izquierda. Está la derecha oficial, el PP y sus alrededores, y está la derecha que no sé si por imposición de Europa, de los mercados, o por que simplemente cree que le beneficia realizar esas reformas, ha acabado por desprestigiar la historia de su partido. Mi voto no fue para el PP, la derecha oficial, ni para ninguno de esos grupúsculos desorientados postfalangistas, pero acabó en su saco. Y es que hoy, una votante de Izquierda Unida, creyente y fiel a los valores que se supone que defendía el partido y que nunca ha sido tentada por el voto útil, se siente defraudada. Después de esto, no sé si ya podría decir “este es mi partido”. Me parece mal venderse al PSOE, claro, no tenemos que ser la muleta de nadie, pero en este caso no era venderse, era hacerse con una parte del poder, era tener la llave 4 años. El tiempo suficiente para poner en práctica nuestras políticas, para demostrar que funcionan y hacerse con más votos. En definitiva, el tiempo necesario para convencer a los votantes de que existe una alternativa, nosotros, y para estar al mando de una comunidad que necesita un impulso urgentemente. Un impulso de izquierdas.

Y ante esta nueva situación ¿qué va a hace IU? Dejar gobernar al PP, pero ¿va a apoyarle es sus medidas?. Entonces… ¿Van a bloquear la Asamblea y mantenerla cerrada por derribo durante los próximos cuatro años? O incluso mejor, ¿van a darle tiempo al PP para que gane a nivel nacional y pueda así conseguir en Extremadura una holgada mayoría a costa del PSOE y por supuesto, de IU? ¡Qué me digan cual es el plan! ¡Qué me digan qué porque han hecho lo que han hecho con mi voto!

El 14 de Junio, la Comisión Ejecutiva Federal proponía abrir expedientes a todos estos impresentables que han vendido mi voto y me parece correcto, aunque dudo que lo haga con los tres diputados autonómicos. Yo he votado al PARTIDO, a IU, y si Escobar o la dirección regional quiere hacer una política distinta a la de mi partido que se presenten ellos solos. Hasta que yo no tenga la oportunidad de elegir diréctamente a mi representante dentro de una lista, que nadie se crea un Dios al que le llueven los votos del cielo y que acate las decisiones del partido, aquel “ni por activa, ni por pasiva dejaremos gobernar a la derecha”.

La verdad es que no sé en que Comunidad Autónoma estaré en las próximas elecciones, pero si sé que si sigo en Extremadura no volverán a regalar mi voto a la derecha.

11 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Badajoz, Colaboraciones, Política

La dudas de IU en Extremadura.

Primero el contexto. El pasado 22 de Mayo, en medio de la debacle general del PSOE en toda España, Extremadura aparecía como el único lugar donde los socialistas habían salvado los muebles. Sí, habían perdido la mayoría absoluta, ocho diputados y el 10% de los votos (más de 63.000), y sí, el PP había ganado las elecciones; pero presuponían que el apoyo de IU les permitiría mantener el poder en la Junta.

El acuerdo PSOE-IU parecía lógico, pero no todos opinaban lo mismo. Desde el primer momento, Pedro Escobar, candidato a la Presidencia de la Junta por IU y coordinador regional de la formación en Extremadura manifestó que permitir el cambio, es decir, no pactar con el PSOE y permitir al PP gobernar en minoría, sería positivo, ya que eso “renovaría toda la capa intermedia de cargos de designación directa en la Junta; mucha gente nos lo dice, nos han votado para que corra el aire fresco por todos los pasillos y ventanillas, eso es bueno para la democracia” Esa declaración chocaba frontalmente contra el mensaje que el Coordinador Federal de IU, Cayo Lara, había lanzado a lo largo de toda la campaña y que repitió la misma noche electoral: “IU no dejaría gobernar al PP ni por activa, ni por pasiva”

Las diferencias en el seno de IU llegaron hasta el Consejo Político Regional de la formación que optó, supongo que para enfado de la dirección de Madrid, por dar voz a los militantes y simpatizantes a través de asambleas locales en las que se debatiera qué postura tenían que tomar los tres diputados conseguidos por IU en la Asamblea Regional. Los resultados de estas consultas no serían vinculantes, con lo que la dirección tendría la última palabra. Estas asambleas se han venido realizando a lo largo de los últimos días y es difícil saber qué esta sucediendo. Si hacemos caso a algunos políticos del PP, el diputado Floriano anoche mismo en el Canal24Horas, las asambleas apoyarían mayoritariamente dejar gobernar al PP. Según algunas fuentes socialistas, las asambleas estarían a favor de apoyar la investidura de Fernández Vara. Según Twitter, las cosas no estarían nada claras. En las últimas horas, la formación ha anunciado que no se pronunciará hasta después de constituirse la Asamblea, cosa que sucederá el 21 de Junio.  Además, en una entrevista, Escobar ha afirmado que escucharan a la Dirección Federal antes de tomar una decisión. Autonomía compartida, lo llama Cayo Lara

Y ahora un poco de opinión. En esa misma entrevista, Escobar reconoce que los resultados han supuesto a IU más quebraderos de cabeza que alegrías. Están en una posición incómoda e imprevista. IU esperaba el ascenso del PP, pero nunca atisbaron en las encuestas que ese ascenso pusiese en peligro la victoria socialista. Ese error de cálculo ha descolocado a la formación que desde las elecciones no sabe como enfríar la patata caliente que tienen entre las manos. Y esto no es una suposición mía, Escobar, en una noticia difundida por Europa Press a principios de Mayo afirmaba que una victoria del PP no iba a ocurrir “Es un marco que no contemplamos, nos parece que el PP no va a ganar, es posible que recorte distancias…” Si se diese, continúa “tendría entonces que reunirse con el Consejo Regional de IU para ver qué se hace”

Están perdidos, sin hoja de ruta, y ahora la formación se debate entre hacer caso a aquellos que quieren apear al PSOE del poder para hacerles pagar por años de desprecio, prepotencia y superioridad; y los que creen que una formación de izquierdas no puede permitir que gobierne el PP, aunque en algunos municipios extremeños parecen más dispuestos a lo primero que a lo segundo. Mi humilde opinión es que hagan lo que hagan el panorama es sombrío para IU. Si apoyan al PSOE, el sector de IU que ve al PSOE como un partido de derechas con piel de obrero, puede no perdonarlo nunca. Si permite al PP gobernar, buena parte de sus votantes se sentirán defraudados porque sus votos de izquierdas permitirán un gobierno de derechas.

En mi humilde opinión, lo único que puede hacer IU es minimizar los daños e intentar aprovechar en lo posible la situación y creo que eso pasa por apoyar al PSOE. Si decide apoyar al PP dejaría la Comunidad en manos de un gobierno en minoría, enfrentado a una Asamblea en teoría claramente opuesta a sus propuestas. Esto equivaldría a paralizar la actividad legislativa de la Comunidad y a dificultar el Gobierno de la misma. En estas condiciones, lo más lógico es que el PP optase por disolver la cámara y convocar nuevas elecciones esperando que el impulso electoral del PP nacional les diese el diputado que les falta para la mayoría absoluta. En esa situación, IU pasaría de tener la llave de la gobernabilidad a no ser nadie en la Asamblea y habría servido, en bandeja de plata, la mayoría absoluta al PP.

 La opción contraria, apoyar al PSOE, le permitiría influir en la acción de Gobierno. IU dice querer hacer políticas de izquierda y la política se hace, le guste o no al sector de la coalición menos dispuesto a pactar con el PSOE, desde el gobierno. Para hacer políticas de izquierdas, objetivo último de Escobar, hay que mandar y punto, lo demás son berrinches y pataletas.

 Si IU quiere gobernar, tomar decisiones, influir en la vida de la comunidad tiene una oportunidad de oro. Si lo hace bien, si influye, si aporta, si consigue virar las políticas del PSOE hacia la izquierda, tendrá algo que vender a sus militantes, simpatizantes y votantes y podrá demostrar a los contrarios al acuerdo resultados concretos.

 Si opta por vengarse del PSOE puede que en las próximas elecciones vuelva a caer por debajo del límite del 5% de los votos que marca la Ley electoral. La venganza se sirve fría, sí, pero más frío hace fuera de las asambleas y parlamentos

1 comentario

Archivado bajo Actualidad, Badajoz, Política