Archivo mensual: diciembre 2017

Eilín

Relato premiado con el 2º Premio en el Certamen “Ávila 2069” organizado por la asociación Ávila Abierta.


Eilín

 

El sol brillaba sobre las murallas. Eilín, sentada en uno de los bancos de la plaza, podía notar como su luz clara templaba el ambiente. Era un bonito día de primavera. Eilín se levantó y se sumó a las docenas de personas que caminaban por la plaza de uno a otro lado. Tres o cuatro niños jugaban a la pelota entre la Palomilla y San Pedro y dos adolescentes, con una lata de refresco en la mano, vociferaban su juventud sentados en el suelo. Eilín decidió acercarse caminando hasta el Chico. Cruzó el paso de peatones, miró el valle que se abría a su izquierda, más allá del paseo del Rastro, y se dispuso a entrar en la parte más antigua de la ciudad cruzando la muralla por la puerta del Alcázar. Pero antes de cruzar bajo el arco, se acercó al vetusto muro y lo tocó con la palma de la mano. La piedra estaba fría y pulida, como si fuese un muro de hielo.

Eilín apagó el simulador. Sus ojos tardaron unos segundos en adaptarse a la luz blanca del estudio.

—Marco ¿no me dijiste que ya habías solucionado el problema de las texturas?

—Estoy en ello —contestó Marco desde su escritorio.

—Joder Marco, tiene que estar para dentro de tres días.

—Estará, de verdad, te lo prometo.

Eilín resopló. Conocía las promesas de Marco.

—De todas formas ¿es tan importante? —preguntó él—. Es decir, nadie ha estado allí en los últimos veinte años. Nadie recordará si esas piedras eran rugosas o lisas.

Eilín se desconectó del ordenador central y se levantó sin decir nada. No quería discutir con Marco otra vez. Se acercó a la ventana y miró a la Tierra. Seguía luciendo hermosa a pesar de todo.

—Yo me acuerdo —dijo Eilín finalmente—. Arréglalo.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized