Archivo de la etiqueta: Museo

Curiosidades de mi LHT y sus alrededores (II)

(LHT= Lugar de habitual de trabajo)

1.- Visto en el Libro de Visitas de un Museo Extremeño:

“Le deseo a todo el mundo de este planeta, la Tierra, la muerte inmediata :). Y si no mueren antes del día 31/12/2010 vendrán mis compatriotas los Tugos (sic) a invadir este planeta. V. Así que ya sabeis. Mataros pronto. Paz y muerte. Gracias por leer esto. Tunga. Tunga. Adios”

Foto aquí.

 

2.- Visto en un chino de la localidad.

Todos sabemos que el dominio de los idiomas es reducido entre el colectivo de vendedores chinos y entre los fabricantes y traductores chinos. ¿Quien no se ha encontrado unas instrucciones dificilmente digeribles? ¿O un producto de nombre curioso? Si a este problema idiomático sumamos el desconocimiento de la religión mayoritaria podemos llegar a situaciones curiosas.

San Pedro = S. Pedro

San Juan = S. Juan

Santiago=

 

Entradas relacionadas:

Curiosidades de mi LHT y sus alrededores I

Deja un comentario

Archivado bajo Badajoz

La importancia de una “a”

Hoy, el Diario de Ávila dedica un pequeño reportaje a la publicación de una novela centrada en el Camino de Santiago y en las dudas sobre la identidad de los restos conservados en Compostela. Sobre esto no voy a comentar nada. Creo que cualquiera con dos dedos de frente sabe que las posibilidades de que el cadaver de un hombre muerto en Jerusalén en el año 44 aparezca en el S. IX en mitad de un monte gallego son bastante bajas. Que sea Prisciliano es otro cantar, aunque sabemos que sus seguidores recuperaron el cadaver en Treveris y se lo trajeron a la península.

Solo voy a comentar dos cosas. En primer lugar una tontería. El libro fue publicado en 2008. Que sea noticia ahora demuestra que Ávila en Agosto es una ciudad muy aburrida tranquila.

En segundo lugar, quiero llamar la atención sobre este parrafito:

Afirma Tracy Saunders que Prisciliano fue declarado hereje después de ser nombrado obispo porque el suyo «era un mensaje notablemente agnóstico, un remanente de la iglesia temprana en tiempos en que no había necesidad de sacerdotes y de obispos»

Según el DRAE:

Agnosticismo : Actitud filosófica que declara inaccesible al entendimiento humano todo conocimiento de lo divino y de lo que trasciende la experiencia.

Vaya con Prisciliano, como para no cortarle la cabeza.

¿No será más bien que el mensaje de Prisciliano era “notablemente gnóstico”? Así, sin la “a”. Volvamos al DRAE:

– Gnosticismo – Doctrina filosófica y religiosa de los primeros siglos de la Iglesia, mezcla de la cristiana con creencias judaicas y orientales, que se dividió en varias sectas y pretendía tener un conocimiento intuitivo y misterioso de las cosas divinas.

Esto me parece que encaja mejor. Por cierto, si buscan en Wikipedia agnosticismo verán el siguiente mensaje de advertencia: No confundir con gnosticismo

PS.- Sí, ya se que es una tontería, que a mi también me puede pasar y que a nadie le importa, pero tenía que decirlo.

PS2.- A lo mejor era buena idea empezar a pensar en una amplicación del Museo Provincial o en la construcción de un nuevo Museo de la Ciudad. En el centro hay un par de solares estupendos (y en las afueras a patadas)

1 comentario

Archivado bajo Ávila, Historia, Medios, patrimonio

Demasiado ocupado para pensar

Esto que leen es un post de transición. Tengo muchas cosas sobre las que escribir y poco tiempo – estoy de mudanza- pero no quiero dejar esto abandonado a su suerte. En próximas fechas notarán algunos cambios en el blog, allá arriba en esas pestañitas que hablan de mi y de mis circunstacias y en la barra lateral, donde, de una vez, prometo actualizar los enlaces. Todo esto sucederá una vez que, instalado en mi nuevo piso, el técnico de mi compañía de teléfonos acuda a ponerme el ADSL (me han prometido que sucederá antes de 2050).

Como les decía, este es un post de transición. Unas pinceladas sobre eso que llaman “cultura” para que permanezcan entretenidos y no piensen que les dejo en las manos de la Ministra. Vamos a ello:

1.- Después de la alegría por la sentencia sobre la salvajada de Villanueva de Gómez, el TC nos da otra buena noticia: mantiene la suspensión de los derribos del Cabanyal. Dice el auto del alto tribunal que en el proyecto urbanístico de Rita y Paco “es posible apreciar la existencia de un perjuicio actual y directo al interés general”. Como ya dijimos aquí en Febrero, el TC asegura que la normativa valenciana pondría en duda las competencias del Estado en lo referente a la protección del PHE (Patrimonio Histórico Español) frente al expolio.

2.- Más buenas noticias, sigue adelante el proyecto para construir en Toledo un Museo Visigodo. El proyecto es de los autores del MUSAC.

3.- Y otra más: adjudicado el proyecto para la rehabilitación de la Alcazaba árabe de Badajoz. La actuación pretende poner remedio a la calamitosa situación de algunos tramos del monumento. Esto me pilla especialmente cerca, pero eso es otro tema. Un pronóstico: quede como quede la restauración, será polémica. El estado y características del monumento, sumado a los requisitos legales de este tipo de obras, van a provocar airadas críticas. Ya lo verán.

4.- Por último, una recomendación. Para todos aquellos atraidos por el mundillo de la arqueología y el patrimonio, es absolutamente indispensable el blog que está narrando las excavaciones en el interior de la Catedral de Tarragona en busca del Templo de Augusto. Aviso a navegantes: en ocasiones es un poco técnico, pero no desesperen.

Anexo: El otro día descubrí por casualidad la página personal del arqueólogo territorial de la Junta en Ávila. Tiene una sección de publicaciones, con artículos en PDF, algunos muy interesantes. Entre ellos, la Guía publicada por la Diputación de los Castros de la Provincia.

Deja un comentario

Archivado bajo Ávila, Badajoz, Historia, patrimonio

Pieza clave.

Después de marcar la hora, las 5 menos diez, y la fecha, 18 de Junio, el reloj digital ubicado frente a la sede provincial de Correos anunció la temperatura: 35º. No está mal, pensó, para estar a la sombra. Se protegió bajo el enorme pino que cobijaba también al reloj y esperó a que el semaforo estuviese en verde. Cruzó la Avenida con paso nervioso, rodeó el edificio de Correos, y atravesó el parque que se abría detrás de este, intentando entorpecer lo menos posible a los camareros que atendían las numerosas terrazas que se extendían bajo los castaños del parque. La zona comercial de la ciudad estaba todavía desierta, lo que le permitió avanzar rápido y recuperar algo de tiempo. A las cinco en punto, sobre la segunda campanada de la catedral, entró en la oficina.

– Acaba de llegar – le anunció el guarda de seguridad que protegía la entrada principal del Museo.
– ¿Tan pronto? – dijo sorprendida – ¿Dónde está?
– Arriba.

Subió corriendo por las escaleras blancas que ascendían, entre paredes rojas, hasta la tercera planta del edificio. Allí, giró a la derecha, atravesó dos estancias dedicadas a pintura y escultura contemporanea, y alcanzó una sala azul. Siete personas, en el centro de la sala, se quedaron mirándola cuando entró.

– ¿No pensabais esperarme?

Se acercó al grupo y junto a ellos lo contempló. Era pequeña, negra, de formas redondeadas.

– Es justo lo que necesitaba este museo – dijo uno de los auxiliares del Museo.
– Es bonita, si – dijo ella orgullosa.

Habían luchado mucho por conseguirla. Removido cielo y tierra, firmado mil papeles y súplicas, elaborado presupuestos. Habían hablado con el Ayuntamiento, con la Concejalia, con los responsables autonómicos. Ahora, por fin, estaba allí, entre ellos. Negra y brillante. Una pieza clave para el futuro del Museo. Todos lo sabían, por eso estaban tan orgullosos de tenerla.

– ¿La estrenamos? – pregunto un miembro del personal de seguridad.
– Por supuesto – contestó sonriendo mientras sacaba del bolso una taza blanca – Me muero por tomar un buen cafe.

1 comentario

Archivado bajo Escenas y Paranoias, patrimonio

Museo Nacional Colegio de San Gregorio

Para que la Ministra González Sinde no diga que internet solo sirve para ver porno, me he propuesto dar a esto de la red un toque cultural, sabio, cultivado… Asi que, aprovechando que el que esto suscribe tiene algun conocimiento sobre patrimonio, arqueología, historia y museos; voy a ir aportando mi particular punto de vista sobre estas miserias de la vida.

Vamos a empezar por (redoble de tambores) el Museo Nacional Colegio de San Gregorio, sito en la no-capital de la CCAA de Castilla y León.

Pero, vayamos por partes:

Continente.

El Edificio principal que alberga el museo es el Colegio de San Gregorio, centro dominico de estudios teológicos fundado a finales del S. XV. Como seguramente recordáis, los siglos XV y XVI fueron bastante movidos en eso de la interpretación de la fe. Ya sabéis, esos jodidos protestantes, esa contrarreforma, ese Concilio de Trento, ese Carlos V dando sablazos a diestro y siniestro… En ese contexto histórico el Colegio de Gran Gregorio se convirtió en un importante centro de saber y de poder. Poder reflejado en cada sala del Colegio, en su portada y en su claustro mayor, impresionantes obras del último gótico peninsular.

Pasada su época de esplendor, el Colegio decae durante los S. XVIII y XIX, cuando tras la ocupación francesa (jodios gabachos) es desamortizado, hasta que en 1933 se convierte en Museo (estos rojos y su mania de poner museos en las iglesias…)

Extra 1.- El Museo además ocupa otro edificio, el Palacio de Villena, situado frente al Colegio,  pero no me dio tiempo a verlo, tengo la agenda muy apretada, asi que os quedais sin fotos. En un futuro, según el MCU, el complejo se completará con un tercer edificio, la Casa del Sol.

Extra 2.- Al lado del Museo está la Iglesia de San Pablo, posiblemente uno de las Iglesias más impresionantes de CyL.

Extra 3.- No tengo nada que objetar a la restauración y “puesta en valor” del edificio para su actual uso.

Contenido.

Antes de su reapertura en 2009 y desde tiempos de la República, el Museo se denominaba Museo Nacional de Escultura, título pretencioso puesto que su contenido no es ni mucho menos enciclopédico. La fondos del Museo abarcan desde el S. XV al XVIII y es mayoritariamente escultura religiosa conservada en Monasterios, Conventos e Iglesias de Valladolid hasta las desamortizaciones liberales. También hay donaciones, daciones por pago de impuestos y adquisiciones del Estado en los mercados (puag) del arte.

A pesar de estas limitaciones temporales y espaciales los fondos del museo son mágnificos (lo mejorcito de la escultura renacentista y barroca española) y el montaje ayuda a resaltar su belleza. Por profundizar un poco en las obras expuestas, os dejo unas perlas: desde la truculencia española, con esta representación de la Muerte del S. XV-XVI, hasta las maravillosas obras de Gregorio Fernández, como esta Santa Teresa. Destacar de entre todas las obras el Coro del Monasterio de San Benito de Valladolid, una obra increible que luce en todo su esplendor en las salas del museo.

Extra 1.- No solo de esculturas vive el Museo, también tiene algo de pintura, como este oleo flamenco del S. XV.

Os dejo algunas fotos en mi Flickr.

También podeís ir a verlo, cojones, que la cultura es barata.

Os dejo el enlace a su web, la de Museos Estatales, y a la nueva regulación del regimen de visitas (gratis para desempleados)

Deja un comentario

Archivado bajo Historia, patrimonio