Archivo de la categoría: Televisión (o no)

Previously on… Belén.

Como ya es tradición en esta casa por estas fechas, llega a lo alto de la estantería y por ende a este blog el Belén más ojiplatizante del planeta.

Tras el belén de Fondo Bikini y el belén evolucionista llega el belén para los amantes de las series.

Belén 2012

Más fotos de detalle en este album de Flickr.

Felices fiestas y felices series.

Deja un comentario

Archivado bajo Autobombo, Televisión (o no)

House se va.

Quizá no sea el tipo más simpático del universo, el mejor amigo, el tipo de persona con el que nos gustaría compartir piso o asiento en un autobús; pero es un genio. ¿Es eso una excusa? Supongo que no. Quizá la superioridad intelectual debería estar acompañada también de superioridad moral y de grandes dosis de humildad pero si así fuera, si el personaje del que hablamos fuese un genio humilde, un Guardiola de la medicina, no estaríamos hablando de él. Es un genio imperfecto y sarcástico, brillante y oscuro, un infeliz armado con un bastón que mira por encima del hombro a los que le rodean. Vamos a reconocerlo, Gregory House es el tipo de hombre que todos querríamos ser. Bueno, quizá no todos, y quizá tampoco exactamente igual que él; pero a mi me encantaría ser, un poco, como House.

 Hugh Laurie, el actor británico que encarna al Doctor House, ha anunciado que está cansado, que no es feliz dedicando diez meses cada año a la grabación la serie, y que la octava temporada puede ser un buen punto final para el personaje. Habrá gente que crea que ya iba siendo hora de acabar con una serie que repite una y otra vez, capítulo tras capítulo, el mismo esquema: paciente, enfermedad, diferencial, error, diferencial, error, diferencial, solución.

 Quienes pensáis esto, quienes pensáis que House no es más que una serie de médicos, no habéis comprendido nada en siete temporadas y de nada os servirá ver la octava.  House es más que una serie de médicos. House es la historia de una persona que casualmente es médico y va mucho más allá de la medicina, las enfermedades complejas, el lupus y las frases ocurrentes. House es una gran historia, extraordinariamente contada, con capítulos memorables. House es el tipo de serie que nunca haría una cadena generalista española, especialistas en el maltrato visual y embarcadas en bodrios dramáticos como Gran Reserva, en comedias hispánico-casposas como Buenagente, en la repetición de viejos esquemas como sucede en Doctor Mateo o en creaciones incalificables como Piratas. El éxito y la calidad de House es más evidente cuando se pone al lado de series como Hispania, donde una gran historia es arrastrada por diálogos vacios y forzados, planos repetidos desde que Mercero grabó Farmacia de Guardia y actores que igual interpretarían a un alienígena que a un soldado romano. Cualquier capítulo de House, por no hablar de los capítulos finales de cada temporada, es más complejo que temporadas enteras de series de éxito en España.

 El consuelo que nos queda es que aunque House se vaya para no volver, aún nos quedan docenas de grandes historias narradas en forma de serie. El drama es que ninguna de ellas se hace en España. Nos tocará seguir leyendo subtítulos.

 Que Jacob (lease yeicob) bendiga Internet.

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Televisión (o no)

España S2010E23-24 (Season finale)

En los últimos años, las series se han destapado como el ecosistema más propicio para las grandes historias. Aupadas a la categoría de fenómeno social gracias a la red, han desbancado al cine a la hora de narrar la realidad o de llevarnos más allá de ella. Las series nos hablan mejor, profundizan más, enganchan.

El año que termina ha sido muy importante para este mundillo y para sus seguidores. 2010 ha sido el punto y final de alguna de las grandes sagas (Lost), ha sido el año de la consagración de grandes series, el año del descubrimiento de nuevas joyas y el principio de otras que, si son respetadas por la audiencia, anticipan muchas horas de entretenimiento, grandes personajes y brillantes historias.

Este año también ha visto renacer una serie que teníamos casi olvidada: España, península de Europa. Para aquellos que no la hayan seguido hasta ahora, esta serie, una de las más longevas que se emiten en Europa, ha evolucionado temporada a temporada, por lo que resulta difícil encuadrarla en un solo género. Como sucedió con Lost, que se movió a lo largo de sus distintas temporadas entre la aventura, el misterio y la ciencia ficción, España empezó siendo una serie de época con tintes políticos, al estilo The Tudor. Intrigas palaciegas, dramas personales, escenas bélicas y aventuras de tintes caballerescos llenaron con gran éxito sus primeras temporadas gracias, en parte, a los completos personajes que protagonizaron aquellos episodios: el brillante papel de Isabel la Católica, el oscuro Carlos V, el complejo personaje de Felipe II; aderezados por algunos de los mejores secundarios de la época (papelones los del Conde-Duque de Olivares, Colón, Hernán Cortes, Fray Bartolomé…)

Tras unas primeras temporadas de mucho éxito, la serie perdió intensidad y se convirtió en el típico culebrón de sobremesa (¿A quién le interesaba todo aquel rollo de Isabel II y sus amoríos?) Se sucedieron temporadas de relleno que dejaron la serie al borde la cancelación (se rumoreó insistentemente su posible sustitución por Ein Reich, serie de gran éxito pero de corta vida, lastrada por los excesos narrativos de sus guionistas). La serie sobrevivió a duras penas gracias a momentos brillantes (aquel capitulo titulado “La Transición” es de lo mejorcito de la serie) que destacaban sobre el fondo gris de una serie sin pujanza pero que permitían mantener una esperanza sobre su futuro. Surgían buenos personajes pero estaban rodeados mayoritariamente por otros mediocres que apenas podían dar una replica decente.

Y en medio de la rutina, llegó la temporada 2010 y la serie dió un vuelco. Las líneas argumentales que ya apuntaba la temporada 2009 (conspiraciones, tramas económicas, la vuelta de la política a la primera línea, grandes escenas) han explotado en esta temporada que encara ya su recta final. ¿Las razones del éxito? Por una parte, las trama principal ha ganado en complejidad. Todo el rollo este de la crisis, la Unión Europea, Grecia; mantiene en tensión constante al espectador que no sabe que le deparará el próximo capítulo ¿una nueva quiebra? ¿un plan de recate? ¿saldrá todo bien o será el fin? Por otro lado, las subtramas han contribuido a lo largo de toda la temporada a mantener la tensión narrativa. Los guionistas han estado brillantes sacando de la chistera momentos tan inesperados como el que ocupa la primera parte de este season finale: La Crisis de los Controladores (esa escena con los aeropuerto a reventar es soberbia ¿Cuántos extras contrataron? ¿200.000? ¿600.000? Una pasada)

También la regeneración de los personajes han contribuido a la segunda juventud de esta serie. La recuperación de secundarios de lujo, como el taimado Rubalcaba (que ya había tenido cierto protagonismo en temporadas anteriores) o las apariciones esporádicas de Felipe González y Aznar, en sustitución de personajes ya amortizados por los guionistas, como Fernández de la Vega o Solbes, han dado consistencia a los guiones. Nuevas promesas, como Saez de Santamaria, González Pons o Leire Pajín, han apartado el foco de veteranos como Rajoy o Zapatero, que aunque siguen estando en el centro de la pista, aparecen menos en los últimos capítulos, contribuyendo a la regeneración de la serie. Y que decir del malo de la temporada: Los Mercados, el antagonista misterioso perfecto. Un papel que me recuerda mucho, por cierto, al de Cigarrete Smoking Man (aka El Fumador) de The X Files.

¿Qué podemos esperar de lo que resta de temporada? Podemos estar seguros de algo: los guionistas volverán a sorprendernos, aunque es difícil intuir donde “saltará la liebre”. No creo que el tema del doping, que colaron al terminar el último capítulo dé para mucho. Quizá un par de buenos diálogos al comenzar el capítulo final (ojo a González Pons), pero no mucho más. La economía, que ha sido el motor de esta temporada, puede ser la clave (¿Portugal? ¿Alguna Caja? ¿El temido rescate?); aunque no hay que descartar que los guionistas opten por algo totalmente inesperado. Algunas de las subtramas abiertas a lo largo de la temporada se cerraron en falso, y por ahí pueden ir los tiros. ¿Se acuerdan del capítulo en el que el Rey enferma? Pues está en el reparto de este seasonfinale. ¿La muerte de algún personaje hasta ahora central? Se rumorea que Zapatero deja la serie, pero parece ser que será el año que viene o el siguiente, aunque nunca se sabe, Rubalcaba da mucho aire a los guiones.

Sientense en sus sofas y disfruten del capítulo final de una de las grandes series de la temporada. Y si les gusta, no se olviden: España ha renovado una temporada más y no hay parón. España S2011E01 se emite en Enero y tiene muy buena pinta.

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Economía, Televisión (o no)

¿Eutanasia o asesinato? Depende del canal.

Ayer, en los informativos de mediodía de La 1 y La Sexta trataron la siguiente noticia…

Presentador de la BBC confiesa que, años atrás, mató a un amante enfermo terminal de SIDA.

En La Sexta, y en otros medios, la información que se resaltaba era por un lado la confesión en antena y por otro la relación sentimental entre el periodista y el finado. En resumen, el espectaculo y el morbo. De que el difunto estaba enfermo y en una cama y había pedido a su pareja que le ayudara a morir, apenas una frase.

La 1, y otros medios, han destacado que la confesión ha reabierto el debate en GB sobre la eutanasia y el derecho a una muerte digna, aportando cifras sobre las visitas de enfermos ingleses a clinicas suizas para morir.

¿Comó es posible que una misma noticia sea tratada de forma tan diferente?

Quizá sea lógica la diferencia en las audiencias.

Deja un comentario

Archivado bajo Televisión (o no)

Perrea, perrea.

¿Cúan grande será hoy el ridículo nacional?

Del 1 al 10………. 12 points!!!!!

Menos mal que Eurovisión solo interesa en Europa del Este y eso nos pilla muy lejos.

Actualizado: Vale, he de reconocerlo, al final me he emocionado. GRANDE RODOLFO!!!!!!

1 comentario

Archivado bajo música, Televisión (o no)

Agarrate Locke, que vienen curvas.

Que intriga, que tensión, que ardor de estomago. Ayer 4×11, la semana que viene 4×12, y en tres semanitas la Season Finale, con un episodio doble de 3 horas.

¿No teneis una cierta sensación de vacio? La serie se acaba, quedan tres capítulos y dos temporadas por delante, y todo estará resuelto. Por fin los guionistas parecen dispuestos a resolver nuestras dudas, aunque en el camino nos asalten otras cuarenta. Por fin, caminamos hacia la solución, aunque luego duela. Adiós al humo negro, a los ojos saltones de Ben, a la brillante calva de John, a Kate (ay), a Jack…. Encontraremos una explicación a aquella estatua con cuatro dedos, nos olvidaremos de las escotillas, no volveremos a jugar a la loteria con aquellos números (the numbers are bad!!!!!!), y dentro de unos años la sonrisa picarona de Juliet será tan solo un bonito recuerdo.

Por suerte, creo que hasta entonces nos vamos a divertir, especialmente con ese duo cómico-dramático John-Ben. Entre ojos saltones y el lisiado más cabrón de la isla nos van a hacer pasar buenos ratos.

Y luego nos daremos cuenta, nunca debimos salir de la isla.

Deja un comentario

Archivado bajo Televisión (o no)